Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Ministerio de Salud y Protección Social

Omitir vínculos de navegacióndiabetes-complicaciones-enfermedadesasociadas

Disminuir fuente Restablecer fuente Aumentar fuente Contraste Restablecer contraste

Complicaciones y enfermedades asociadas a la diabetes

​Así como es importante conocer cuál es el manejo de la diabetes tipo 1, es fundamental que sepas las complicaciones que pueden llegar a presentarse.

Cetonas:
Cuando los niveles de glucosa en tu sangre se elevan porque no hay la suficiente insulina para que tus células puedan aprovecharla, tu cuerpo empieza a utilizar las grasas consumidas para tratar de producir energía. Sin embargo este proceso produce desechos perjudiciales para tu salud llamados cetonas.

Es importante determinar la presencia de cetonas con tu equipo médico, si tienes glicemias superiores o iguales a 250 mg/dl, infecciones como la gripa, o presentas los siguientes síntomas: 
 
• Nauseas o vómitos.
• Aliento con olor a frutas
• Dolor en tu estómago 
• Respiración rápida
• Sequedad en la boca
• Sensación de malestar
 
Hipoglicemia:
Es el bajo nivel de azúcar o glucosa en tu sangre menor a 60 mg/dl, que puede generar síntomas como sudoración, mareo, confusión, pérdida de consciencia, entre otros.
 
Hiperglucemia:
Se refiere a altos niveles de glucosa en sangre. Por ejemplo, cifra en ayunas mayor de 110 mg/dl. Si la hiperglucemia es repetitiva, puede generar complicaciones a largo plazo, como las siguientes:
  • Al haber niveles de glucosa altos en sangre, de manera persistente, puede desarrollarse un daño permanente en los nervios que te permiten mover, sentir frio, calor o presión. Esto se produce porque la glucosa alta, lentamente va lesionando los nervios hasta afectar la función de los mismos.
  • Impotencia sexual
  • Daño en los nervios ((neuropatía diabética)
  • Entumecimiento y temblor de extremidades
  • Diarrea
  • Pérdida de sensibilidad en algunas partes del cuerpo
  • Incontinencia urinaria (pérdida de control de la vejiga)
  • Cambios de la visión
  • Mareo
  • Debilidad muscular
  • Dificultad para pasar los alimentos
  • Contracciones musculares involuntarias
  • Ardor
  • Dolores no explicables en extremidades


Daño renal (Nefropatía diabética)

La elevación persistente de la glucosa en sangre también puede causar daño en la función del riñón. Esto puede traducirse en problemas como hipertensión arterial, y problemas para filtrar algunas sustancias potencialmente toxicas que pueden hallarse en tu sangre.


Enfermedad del corazón y de los vasos sanguíneos.
La diabetes puede aumentar el riesgo de que se presenten problemas en tu corazón y vasos, debido a la hiperglicemia. Esto incluye infartos, dolor torácico o angina y obstrucciones en las arterias que nutren de sangre tu corazón


Otras complicaciones:
• Daño en los ojos (retinopatía)
• Aumento de enfermedades en piel y en la boca: la diabetes puede hacerte más susceptible a infecciones bacterianas y por hongos.
• Osteoporosis: disminución de la densidad ósea
Cómo prevenir las Complicaciones:
• No fumes, ni ingieras bebidas alcohólicas
• Procura que los alimentos que consumes diariamente no te aporten más del 30% de lo que necesitas en grasas
• Haz con frecuencia el ejercicio físico que más te gusta hacer
• Pide a tu médico que te solicite un examen de colesterol al menos una 1 vez al año
• En la cita médica solicita que te midan la tensión arterial
• Después de los doce años de edad, visita al doctor especialista en ojos al menos una vez al año
• Pide anualmente el test de micro albuminuria.


Otras enfermedades relacionadas con la diabetes:

Obesidad: 
Es importante que vigiles tu peso como estrategia importante para prevenir otras complicaciones y enfermedades. El índice de masa corporal o IMC es una de las maneras de saber que se tiene un peso saludable o no. Este se calcula dividiendo los kilogramos de tu peso por el cuadrado de la estatura en metros (IMC = peso [kg]/ estatura2 [m2]).


Valores del índice de masa corporal o IMC:
• 18,5 a 24,9 indica que tienes un peso saludable
• 25 a 29,9 indica que estás en sobrepeso 
• 30 o más indica que estás en obesidad

Un índice de masa corporal mayor de 30, es decir obesidad, se puede asociar a la posibilidad de que se presenten enfermedades que afecten el corazón y los vasos sanguíneos. Sin embargo, si tu índice de masa corporal indica sobrepeso, es fundamental que pienses en hacer cambios en tu estilo de vida con respecto a tu alimentación y actividad física. Por ejemplo puedes ponerte la meta de reducir el 10% de tu peso corporal; esto, además de ayudarte a prevenir complicaciones mejora tu condición de salud y tu movilidad. Otra consideración importante es la medida del perímetro de tu abdomen.

• Si eres mujer, tu medida ideal es menor a 89 cm y
• Si eres hombre, tu medida ideal es menor a 102 cm.

Cifras mayores se han asociado con mayor riesgo de tener enfermedades que pueden afectar tu calidad de vida y longevidad, tales como enfermedades del corazón, aumento de la presión arterial, aumento de la resistencia a la acción de la insulina y algunos tipos de cáncer.

Enfermedad del corazón
Tanto el nivel de glucosa persistentemente elevado en sangre y la presencia aumentada de grasa intra-abdominal aumentan la posibilidad de tener enfermedades en tu corazón y vasos sanguíneos. De hecho, parece claro que la inflamación es un factor importante en la obesidad y la diabetes tipo 2, pues no sólo contribuye a producir estos trastornos, sino que también establece un vínculo entre ellos. Sin embargo, el conocimiento del mecanismo involucrado en el desarrollo, la inflamación y la inestabilidad de las placas de grasa que se pueden formar dentro de las arterias ha conducido al concepto de vincular estas  enfermedades entre sí.

Enfermedad de la tiroides
La hormona tiroidea es la responsable de regular muchas de las funciones en el cuerpo. Esta hormona se produce en la glándula tiroides, localizada en tu cuello. Cuando la producción de esta hormona disminuye se produce una condición llamada hipotiroidismo y cuando aumenta hipertiroidismo. En estas dos condiciones pueden presentarse síntomas digestivos, del corazón, de la piel, variaciones en el estado de ánimo, en el peso entre otros. Es importante que si te hicieron el diagnostico de diabetes tipo 1 también revisen como está la función de la tiroides.

Colesterol y grasas altas en la sangre (dislipidemia)
Cuando hay un aumento de las grasas en tu sangre puede tratarse de una dislipidemia. En esta condición hay un aumento de las grasas malas y una disminución de las grasas buenas en la sangre. Esto puede originar otro tipo de enfermedades, especialmente en el corazón y en los vasos sanguíneos. Como parte importante del control de la diabetes, es fundamental hacer pruebas, para conocer cuáles son los valores de estas grasas en tu sangre. Los alimentos que consumas, así como la actividad física que realices juegan un papel decisivo para la prevención de la dislipidemia y de enfermedades en el corazón y en los vasos sanguíneos.
 
 
Referencias:
-Aschner, P. et al. Guías Asociación Latinoamericana de Diabetes ALAD. Revista de la asociación latinoamericana de diabetes. (2006)
- Philip E. Cryer, Lloyd Axelrod,  Ashley B. Grossman,    Simon R. Heller,  Victor M. Montori,  Elizabeth R. Seaquist and F. John Service ADA: Evaluation and Management of Adult Hypoglycemic Disorders: An Endocrine Society Clinical Practice Guideline. The Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism (2009)
- National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases NIH. Diabetes. NIH (2013)
Volver al Inicio