Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Ministerio de Salud y Protección Social

Skip Navigation LinksSuministroLecheMaterna

Imagen gov.co
Disminuir fuente Restablecer fuente Aumentar fuente Contraste Restablecer contraste

Suministro de leche materna

Ministerio de Salud y Protección Social > Salud > Suministro de leche materna

Suministro de la leche materna

39. ¿Cómo se le quita el frio a la leche materna?
La leche materna se puede ofrecer a temperatura ambiente, o si prefiere se le quita el frio pasando el frasco por agua caliente hasta lograr la temperatura exterior.

La leche materna se descongela pasando el frasco por agua caliente es decir a una temperatura que resista meter el dedo en el agua, sin quemarse. No se debe agitar el frasco bruscamente y no es necesario hervirla.
40. ¿Cómo se suministra la leche materna extraída?

La persona que cuida el bebé, debe lavarse muy bien las manos y ofrecerla al bebé con taza o pocillo de bordes redondeados muy bien lavados con agua hirviendo, o en el mismo recipiente donde se almacenó. Nunca utilice el biberón, porque altera la forma como el bebé succiona del seno y se aumenta el riesgo de infecciones.
Ofrecer la leche materna extraída vincula al padre del bebé, la familia o cuidadores, solo es necesario seguir los siguientes pasos:

  • Sentar al bebé sobre las piernas en posición semisentado o sentado.
  • Coloque la cantidad de leche para una toma.
  • Mantenga la taza contra los labios del bebé, inclinándolo ligeramente.
  • Deje que el bebé la tome por si mismo.
  • Cuando ha tomado suficiente cierra la boca y no toma más.
  • No se deben utilizar los sobrantes de la leche materna.
41. ¿Cómo calcular la cantidad de leche materna que necesita el bebé diariamente?

La siguiente tabla recomendada por la Organización Mundial de la Salud, ayuda a calcular el número de tomas y la cantidad de leche materna a suministrar diariamente al bebé según edad, expresada en Onzas (1 onza= 30 mililitros) y Mililitros:

CANTIDAD APROXIMADA DE LECHE MATERNA QUE SE NECESITA PARA LA ALIMENTACIÓN DIARIA DE UN BEBÉ

Edad del bebé

N° de tomas por día

Cantidad de leche por toma

Total de leche por día

Onzas

ml.

Onzas

ml.

Nacimiento a 1 mes

8

2

60

16

480

1 a 2 meses

7

3

90

21

630

2 a 4 meses

6

4

120

24

720

4 a 6 meses

6

5

150

30

900

Fuente: Consejería Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño, OMS/07.
Adaptada a onzas por la Consultora para el Cuaderno de Preguntas Frecuentes

42. ¿Cuáles son los riesgos del biberón?
No se recomienda el uso del biberón por los riesgos de contaminación bacteriana que ponen en riesgo la salud de los bebés. El uso del biberón se relaciona con infecciones respiratorias, otitis media, caries, mala oclusión, mordida abierta, mala posición de los dientes y desestimula la lactancia materna porque el bebé succiona diferente del pecho a como chupa del biberón.

 

Alimentación Complementaria

43. ¿Qué se entiende por alimentación complementaria?
Es aquella que comienza cuando la leche materna por si sola, ya no es suficiente para cubrir las necesidades nutricionales de los lactantes y por ende, otros alimentos y líquidos son necesarios además de la leche materna, para garantizar el óptimo crecimiento y desarrollo.
44. ¿Cómo debe ser la alimentación complementaria?

Esta debe ser:

  • Oportuna: se inicia a los 6 meses, cuando las necesidades de energía y de nutrientes, son superiores a las aportadas por la lactancia materna exclusiva.
  • Adecuada: brinda suficiente energía, proteínas y micronutrientes, para cubrir las necesidades nutricionales de niños y niñas en crecimiento
  • Segura: está higiénicamente almacenada y preparada, se suministra con las manos y utensilios limpios, y no recomienda  biberones y chupos.
  • Apropiadamente administrada: ofrecida como respuesta a las señales de hambre del niño y la niña, con la frecuencia y los métodos de alimentación adecuados para la edad.
45. ¿Cómo iniciar la alimentación complementaria?
Iniciar a los seis meses de edad, con cantidades pequeñas de alimentos y aumentar la cantidad, frecuencia y variedad, a medida que el bebé crece. Una vez iniciada la alimentación complementaria, se debe mantener la lactancia materna más allá de los 2 años. Entre los 6 y los 12 meses amamante primero al bebé y luego ofrezca la alimentación complementaria.

Los alimentos se preparan y suministran en papillas, purés, alimentos semisólidos y sólidos, esto último cuando los niños y niñas han aprendido a masticar. No ofrecer caldos o jugos estos contienen mucha agua, pocos nutrientes y no alimentan. Deben evitarse los alimentos con los cuales, se pueden atorar o atragantar, por ejemplo nueces, uvas, zanahorias crudas, entre otros.

Los niños y niñas deben tener su propio plato, cubiertos, vaso y pocillo y compartir los momentos de la comida con el resto de la familia.
46. ¿Cuáles son los alimentos recomendados en la alimentación complementaria?

Las frutas de color amarillo son una buena fuente de Vitaminas, entre ellas la C y A que protegen de las infecciones y ayudan a mantener una buena visión. Iniciar cada vez con una fruta y observar cualquier reacción alérgica. Ofrecer preparaciones con banano, papaya, granadilla, guayaba, pera, manzana, melón, maceradas con leche materna, sin adición de azúcar ni agua. Suministrar 2 o 3 cucharadas postreras al día, según la tolerancia del bebé, hasta alcanzar tres veces al día. Elija siempre las de cosecha y las que se producen en la región.

Las verduras y hortalizas de color verde o amarillo, son fuente de Vitaminas, entre ellas la C, B y la A. Ofrecer: auyama, zanahoria, brócoli, acelga y espinaca, preparadas en puré y maceradas con leche materna, no es necesario agregar sal ni condimentos. Suministrar  2 a 3 cucharadas postreras, una vez al día y luego dos veces, e incrementar la cantidad según la tolerancia y aceptación del bebé.

Las carnes de res, pollo, pescado, pajarilla, hígado, son buenas fuentes de proteínas, hierro y zinc. El hígado aporta hierro, Vitamina A y folato. La yema del huevo aporta proteínas y Vitamina A, pero no es fuente de hierro. Las proteínas y el hierro ayudan al crecimiento, previenen la anemia y la desnutrición.

Inicialmente, las carnes y vísceras, se preparan maceradas o licuadas. Las papillas de verduras, pueden llevar un poco de carne de res, o pollo, o pajarilla, o hígado de aves, todos ellos, macerados o licuados, sin adicionar sal ni condimentos. Iniciar con 1 o 2 cucharaditas tinteras una vez al día, y aumentar dos veces al día, según la tolerancia y aceptación del niño o niña. El niño debe recibir la parte solida de estos alimentos y no el caldo.

Las leguminosas secas, a partir de los diez meses de edad y no antes, ofrecer preparaciones con las leguminosas secas como las alverjas, los frijoles, las lentejas y garbanzos, estas son  buena fuente de proteínas y contienen algo de hierro. Combinar en el mismo plato, leguminosas, con arroz, frutas y verduras, mejora el valor nutritivo y ayuda a la absorción de hierro. El caldo de frijoles no aporta todos los nutrientes.

Los productos lácteos, como la leche, el queso, y el yogurt, son buenas fuentes de calcio, proteínas, energía y vitaminas del complejo B. Después del año se puede ofrecer leche de vaca pasteurizada en distintas preparaciones y continuar con la lactancia materna.

Los cereales, como avena, arroz o pastas, son fuente de energía que ayuda al crecimiento, A las preparaciones se puede agregar media cucharadita tintera de aceite, o leche materna, no es necesario adicionar sal ni condimentos. Ofrecer estos purés, 1 a 2 veces al día en las comidas principales. También puede preparar purés de papa o plátano u otros tubérculos o raíces de producción local.

Los aceites son fuentes concentradas de energía y de ciertas grasas esenciales que son necesarias para el crecimiento y desarrollo, solo se requieren pequeñas cantidades para las preparaciones y no utilizar margarinas o mantecas.

A los diez meses, los niños y las niñas, deben estar recibiendo alimentos grumosos o en pedazos, esto permite que aprendan a masticar y deglutir, si esto no ocurre, se aumenta el riesgo de tener problemas en la alimentación a partir de esta edad.

A los 12 meses, la mayoría de los niños pueden comer la misma alimentación que el resto de la familia, cuidando que sea saludable y densa en nutrientes.

47. ¿Cuántas comidas se deben suministrar?

Además de la leche materna:

  • Iniciar la alimentación complementaria ofreciendo una comida al día en la mañana, luego dos comidas mañana y tarde.
  • Al finalizar el octavo mes, tres comidas al día: desayuno, almuerzo y comida y un refrigerio, según tolerancia y apetito del niño o niña.
  • Al décimo mes, cuatro comidas: desayuno, almuerzo, comida y un refrigerio, según tolerancia y apetito del niño o niña.
  • Al cumplir los doce meses: tres comidas y dos refrigerios, según tolerancia y apetito del niño o niña.
Volver al Inicio