Omitir los comandos de cinta
Saltar al contenido principal

Ministerio de Salud y Protección Social

Skip Navigation LinksABC-reduccion-consumo-sals-odio


Información COVID 19
Disminuir fuente Restablecer fuente Aumentar fuente Contraste Restablecer contraste

ABC del consumo de sal-sodio en Colombia

Ministerio de Salud y Protección Social > Salud > ABC del consumo de sal-sodio en Colombia
1. Situación del consumo de sal-sodio en Colombia

En la actualidad, no se cuenta con una cifra adecuada de la ingesta de sodio en la población colombiana. Sin embargo, se considera que ésta es cercana a lo estimado en otros países de nuestras mismas características y está por encima del límite superior de consumo de sodio recomendado por agencias internacionales como el Instituto de Medicina de Estados Unidos y FAO/OMS. Estos aproximados y el hecho de que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte a nivel nacional, hacen necesario realizar un diagnóstico exacto del consumo de sal/sodio y tomar medidas acordes con el diagnóstico realizado.

De acuerdo con el estudio de revisión “Sodium Intakes around the World” realizado por la Organización Mundial de la Salud y publicado en 2007, la ingesta promedio en Colombia para hombres es de 5,3 grs. de sodio/día (Equivalente a 13,7 grs. de sal/día) y para mujeres de 3,9 grs de sodio/día (Equivalente a 10.1 g de sal/día). Dichos datos fueron calculados a partir de excreción de sodio en orina en una muestra no representativa de la población y están muy por encima de la cantidad recomendada que equivale a 5 g. de sal (cloruro de sodio)/persona/día.

2. Cantidad recomendada
La ingesta adecuada de sodio va desde 120 a 1500 mg/día, según la edad. Sin embargo, debido a las altas ingestas encontradas a nivel mundial, en el año 2009 la Organización Panamericana de la Salud (OPS) lanzó la “Declaración de la Política para reducir las enfermedades cardiovasculares a través de la reducción del consumo de sal alimentaria”, la cual estableció como meta, un descenso gradual y sostenido en el consumo de sodio/sal en la dieta hasta alcanzar la meta recomendada de 2.000 mg sodio/día/persona ó su equivalente a 5 grs sal/día/persona; lo cual corresponde al límite superior de ingesta.

Dentro de la iniciativa es fundamental que los Estados Miembros de OPS calculen un nivel base de la ingesta alimentaria de sal/sodio en la población, establezcan tendencias en la evolución de la misma y midan la eficacia de toda intervención realizada a partir de este punto, en la población. 1 gr de sal = 393 mg.de sodio.
3. ¿Qué efectos tiene el alto consumo de sal-sodio en la salud de niños, adultos, adultos mayores y mujeres embarazadas?
La hipertensión arterial es la enfermedad que tradicionalmente más se ha asociado a elevadas ingestas de Sal/Sodio y a su vez es el principal factor de riesgo para el desarrollo de enfermedad cardiovascular y cerebrovascular. Los hallazgos encontrados en el estudio INTERSALT, realizado en una muestra proveniente de más de 40 países, reveló que la ingesta de sodio tiene una relación directa con las cifras de presión arterial en la población en general.

Los niveles de la ingesta de sodio condicionan las cifras de tensión arterial en los niños. Este hecho es importante debido a que un niño con ingestas altas de sodio, sin llegar a ser hipertenso, puede tener cifras de presión arterial elevadas factor que en la edad adulta lo puede llevar a desarrollar hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares asociadas a ésta con hipertensión. Adicionalmente los niños que consumen un nivel alto de sal, desarrollan un gusto mayor por alimentos con alto contenido de sodio, hábito que es difícil de modificar en la edad adulta.

Anteriormente a las mujeres embarazadas se les recomendaba reducir el consumo de sal, pero en la actualidad esta práctica no se aconseja durante el embarazo. El Colegio Americano de Ginecología y Obstetricia expresó en 1993 que no hay un beneficio clínico en la restricción de sodio durante el embarazo. En las mujeres embarazadas las metas de consumo de sal propuestas por la OMS (5 grs. de sal al día) cubren la ingesta adecuada de sodio.
4. ¿Cuánta gente se enferma anualmente en Colombia por enfermedades cardiovasculares? ¿Cuánta gente muere al año?
En la actualidad, el estudio de carga de enfermedad no cuantifica el costo social y/o económico de ningún factor de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo en el estudio de carga de enfermedad realizado en al año 2008 por el Ministerio de Protección Social3, la cardiopatía hipertensiva es la primera causa de enfermedad según Años de Vida Saludables (AVISAS) en ambos sexos y en todas las edades. Está claramente demostrado que la hipertensión arterial es uno de los factores de riesgo para el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y que hay una asociación directa entre la elevada ingesta de Sodio y esta enfermedad.

Asimismo uno de los principales factores implicados en el origen de la hipertensión arterial (HTA) primaria es el excesivo consumo de sodio, que se ingiere en la dieta principalmente en forma de cloruro de sodio (sal común); de manera que por cada 2,5 grs. de sal se aporta 1 gr. de sodio.

Es importante precisar que las enfermedades cardio y cerebro vasculares (ECV) son la primera causa de muerte y discapacidad, calculándose que representan un 30 % de todas las muertes registradas en el mundo3

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud del 2007 se encontró que el 22,8 % de la población de adultos entre 18 y 69 años, presentó cifras de presión arterial elevadas y se evidenció un incremento proporcional del 10 % entre las tasas de mortalidad por ECV en Colombia para el período comprendido entre 1998 y 20085

En Colombia, las Enfermedades Cardiovasculares (EVC) representaron el 28% de todas las muertes en 2008. Por otra parte, de acuerdo con el reporte de causas de mortalidad de 2010 en Colombia, el infarto agudo de miocardio correspondió a la primera causa de muerte en el país con 26.334 casos. La enfermedad cardiaca hipertensiva fue la responsable de 3.141 casos y la insuficiencia cardiaca de 3.091, ocupando la novena y décima posición respectivamente.
5. ¿Cuánto le vale al país tratar a la población afectada por enfermedades cardiovasculares?
Se calcula que los costos directos e indirectos de la presión arterial aumentada consumen del 5 al 15% del PIB en los países de ingresos altos, y del 2,5 al 8% en América Latina y el Caribe. (Datos OMS).

En la actualidad, no existe un estudio de carga de enfermedad en Colombia que permita cuantificar el costo social y/o económico de ningún factor de riesgo, que conduzca al desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, las encuestas nacionales de salud y los registros de muerte convierten a las enfermedades cardiovasculares en una prioridad de salud pública. Por este motivo, es necesario estimar el costo económico y social que acarrean estas patologías y determinar cuál o cuáles son las estrategias más efectivas para actuar en materia de salud pública.
6. ¿Por qué es importante reducir el consumo de Sal/Sodio?
Es muy importante reducir el consumo de Sal/Sodio para disminuir el riesgo de hipertensión, enfermedades cerebro-vasculares y enfermedades renales a nivel tanto individual como poblacional. La calidad de vida de las personas con estas enfermedades es baja y los costos de su tratamiento son elevados.

La hipertensión arterial se relaciona con aproximadamente dos tercios de los casos de accidente cerebrovascular, enfermedades coronarias y aproximadamente con la mitad de las cardiopatías1; según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, en Colombia para el año 2008, la tasa estandarizada de mortalidad por accidentes cererbovasculares fue de 42.2 por cada 100.000 habitantes, a su vez, la tasa de mortalidad por enfermedades isquémicas del corazón para este mismo periodo fue de 85.8 casos por cada 100.000 habitantes. Las complicaciones hipertensivas aumenten con la edad. Incluso el aumento de la presión arterial dentro de los límites de la normalidad, acarrea un riesgo y causa aproximadamente la mitad de los casos de enfermedad atribuible a la hipertensión.

Estudios realizados en otros países y los consensos de entidades como OPS y OMS promueven la reducción de la ingesta de sal/sodio en la población como parte de la estrategia más costo efectiva para la reducción de las enfermedades cardiovasculares.
7. ¿Cómo prevenir las enfermedades cardiovasculares?
Las medidas más efectivas para disminuir las enfermedades cardiovasculares son aquellas que promueven el desarrollo de estilos de vida saludables y previenen los factores de riesgo. La evidencia internacional muestra que las estrategias deberían estar encaminadas, fundamentalmente, en aumentar la practica regular de actividad física, (al menos 30 minutos de actividad física moderada al día) disminuir el consumo de alcohol y tabaco y la ingesta de sal y el mantener un perfil lipídico adecuado. Estas medidas disminuyeron en un 86% la mortalidad cardiovascular en Finlandia.

Es claro que todos estos factores se modifican mediante una alimentación saludable y balanceada que promueva el consumo de una cantidad abundante de frutas, hortalizas, verduras frescas (5 porciones al día), productos lácteos preferiblemente descremados y un consumo moderado de alimentos con alto contenido de azúcares adicionados, grasas saturadas, grasas trans y sal.

Es importante conservar un peso adecuado y controlar el perímetro abdominal (cintura periabdominal < 94 cm en hombres y < 90 cm en mujeres).
8. ¿La forma de reducir el consumo de sal-sodio se logra tan sólo reduciendo el uso del salero?
Es una de las medidas que se debe contemplar. La evidencia internacional muestra que, en algunos países los alimentos envasados y preparados fuera del hogar son la fuente más importante de sal en la alimentación. Sin embargo, en algunas regiones, se añaden cantidades abundantes de sal a los alimentos cocinados en casa.

Se han utilizado diversas estrategias a nivel internacional para disminuir el uso del salero y la sal adicionada en la mesa; estas incluyen campañas masivas de comunicación, regular la disponibilidad de saleros en restaurantes, modificar el tamaño, los orificios de salida de la sal en los saleros e implementar presentaciones de sal de menor tamaño (Sobres con 250 mg y 500 mg) entre otras.
9. ¿Qué podemos hacer?
  • Disminuir el consumo de sal a la cantidad recomendada por la Organización Mundial de la Salud: 5 gramos/ persona/día ó 2000 mg de sodio/ persona/día.
  • Identificar y optar por comprar opciones de alimentos más bajos en sodio
  • Hablar con su tienda o restaurante favorito solicitándole que ofrezca opciones de alimentos preparados con menor cantidad de sal (por tanto menor ingesta de sodio).
  • Utilizar la información nutricional de las etiquetas para encontrar las opciones más bajas de sodio de sus comidas favoritas cuando realiza sus compras.
  • Consumir una dieta abundante en frutas y verduras frescas y seleccionar preferentemente las frutas y verduras procesadas que sean bajas en sodio (sal) ó no tengan adición de sal .
  • Apoyar las iniciativas de reducción del sodio en los alimentos en las cafeterías y máquinas expendedoras de alimentos de paquete.
  • Ofertar opciones de alimentos bajos en sodio.
  • Promover y garantizar la lactancia materna exclusiva hasta el 6º mes e iniciar alimentación complementaria sin la adición de sal en los alimentos preparados en casa y en alimentos envasados y preparados fuera del hogar hasta cumplir el año de edad, de ahí en adelante adicionar mínima cantidad de sal.
  • Resaltar la importancia de disminuir la ingesta de sodio desde las etapas tempranas de la vida.
  • Vigilar el cumplimiento de los objetivos metas y plazos acordados con la industria alimentaria para reducir el contenido de sodio de las preparaciones y/o alimentos industrializados.
  • Usar otros ingredientes culinarios que ayudan a resaltar los sabores y que no contienen sal como son por ejemplo las especias. (pimienta, ajo, limón, etc.).
  • Promover la lectura e interpretación del rotulado nutricional de los alimentos, gestada principalmente por el gobierno y la industria.
10. ¿Qué alimentos aportan cantidades significativas de sodio de manera natural y cuando son procesados?
Las fuentes alimentarias de sodio son 3 básicamente:
  • el sodio que contienen naturalmente los alimentos,
  • el sodio adicionado en la preparación de alimentos en el hogar
  • el sodio que se adiciona durante el procesamiento de alimentos envasados, y/o preparados fuera del hogar.
La evidencia internacional muestra, que en algunos países, la mayor parte del sodio que se consume proviene de alimentos envasados, procesados, comprados en la tienda, y los alimentos consumidos en restaurantes. La cantidad de Sodio proviene principalmente de la sal empleada durante la preparación y la que se adiciona en la mesa. Usted, con los alimentos procesados etiquetados, puede conocer la cantidad de sodio que aporta cada porción y estimar el total de sodio consumido al sumar la cantidad de miligramos (mg).. Recuerde que la recomendación es consumir máximo 2.000 mg Sodio//persona/día (ó su equivalente de 5 g sal/persona/día).
11. ¿Cómo reducir el sodio en mi alimentación?

Consejos para reducir el sodio

  • Prefiera el consumo de alimentos de origen natural, compre más verduras y frutas frescas y preferentemente lácteos descremados.
  • Elija el consumo de carnes frescas (aves, res, pescado etc.), en vez de aquellas conservadas con sal al cocinar estos alimentos agregue un mínimo de sal.
  • Consuma con moderación los alimentos marinados a los cuales se les ha adicionado sal.
  • Compre versiones de alimentos bajos en sodio; si consume alimentos procesados o envasados, prefiera los reducidos en sodio o sin sal añadida.
  • Al emplear caldos, bases o sopas deshidratadas no adicione sal ya que estos productos la contienen, revise de manera cuidadosa el contenido de sodio de estos productos.
  • Compare las etiquetas de información nutricional de los alimentos.
  • Retire el salero de la mesa y cocine con menos sal.
  • No adicione sal en la comida de los bebés y los niños pequeños, esto hace parte del desarrollo de hábitos saludables. Los niños perciben los sabores de manera distinta a los adultos por ello no necesita agregar sal.
  • Modere el consumo de alimentos conservados en salmueras, algunos embutidos y quesos muy salados.
  • Para resaltar el sabor de sus comidas, prefiera el uso de condimentos y especias naturales, y si usa condimentos procesados que contengan sal, no adicione más sal en sus preparaciones.
  • Modere el consumo de alimentos que contienen polvos de hornear (Bicarbonato de Sodio) como tortas y bizcochos.
  • Evite adicionar bicarbonato de sodio a las verduras y preparaciones.
  • Pruebe primero sus alimentos antes de tomar la decisión de adicionar más sal.
  • Al preparar los alimentos acostúmbrese a utilizar un instrumento de medida (por ejemplo cucharita) de esta manera tendrá una idea de cuanta sal consume diariamente.
  • No adicione sal al tanteo.
12. ¿Son algunas personas más sensibles a la sal que otras?
Algunas personas experimentan mayores cambios en la presión arterial en relación al cambio en el consumo de sodio. En este grupo están incluidos las personas de raza negra, los hipertensos, los diabéticos ó las personas con enfermedad renal crónica.

Actualmente, no existe una prueba de fácil aplicación para detectar las personas sensibles al sodio Por eso es importante, como medida preventiva, que toda persona reduzca el consumo de sal/sodio hasta el nivel recomendado.

13. ¿Qué exámenes se pueden hacer para saber si estoy consumiendo demasiado sodio?

El examen para determinar exactamente el consumo de sodio no es útil para todas las personas, sin embargo, la historia alimentaria realizada por personal entrenado (recordatorio del consumo de alimentos en 24 horas y frecuencias de consumo) permiten estimar la cantidad de sodio y determinar los alimentos fuentes que usted consume.

14. ¿Cuáles son los síntomas que permiten detectar si estoy consumiendo más sodio de lo que mi cuerpo necesita?

Usualmente usted no va a sentir nada por un consumo excesivo de sodio, lo cual no quiere decir que no esté afectando su tensión arterial. En la población joven ese consumo excesivo no lo va a hacer hipertenso de manera inmediata pero a largo plazo sí está asociado al desarrollo de hipertensión arterial y de enfermedades cardiovasculares, por lo tanto es muy importante que esté monitoreando frecuentemente su presión arterial. 

15. ¿Existen aplicaciones electrónicas que me permitan estimar cuánta sal-sodio consumo diariamente?
Una de las aplicaciones la puede consultar en el siguiente link http://www.plancuidatemas.aesan.msssi.gob.es/Calcula-la-Sal.htm
16. ¿Qué está haciendo Colombia para reducir el consumo de sal-sodio?
El Ministerio de Salud y Protección Social está desarrollando en coordinación con diferentes sectores (industria alimentaria, academia, sector estatal, sociedad civil) la estrategia para la reducción del consumo de sal en Colombia.

Se han establecido diferentes frentes de trabajo para reducir el uso de sal en restaurantes y el contenido de Sodio en alimentos procesados. Estas acciones se enmarcan en un plan de comunicaciones para informar a la población sobre los efectos nocivos del consumo excesivo y continuado de sal/sodio. Entre tanto el grupo de investigaciones ha planteado un estudio para saber cuánta sal consumimos los colombianos. Se espera desarrollar políticas públicas para la adquisición de alimentos saludables para los programas sociales del Estado.
Volver al Inicio