Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Ministerio de Salud y Protección Social

Salud mental, una de las prioridades en salud pública


Información COVID 19
Disminuir fuente Restablecer fuente Aumentar fuente Contraste Restablecer contraste

 Salud mental, una de las prioridades en salud pública

Ministerio de Salud y Protección Social > Salud mental, una de las prioridades en salud pública

​En la rendición de cuentas, el viceministro González aseguró que las patologías mentales son un objetivo de salud pública en el país.

29/04/2019
Boletin de Prensa No 075 de 2019

​- El desarrollo de una política contra los trastornos mentales, la optimización del Plan Ampliado de Inmunización y la firma del Pacto de la Eliminación de la Malaria, acciones del Gobierno nacional para mejorar la salud pública de los colombianos.

Bogotá, 29 de abril de 2019. - La formulación y la implementación de la Política de Salud Mental es una de las importantes gestiones del Ministerio de Salud y Protección Social para enfrentar la segunda causa de enfermedad en Colombia y así llevar más bienestar a los ciudadanos.

Así lo aseguró Iván Darío González, viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios, en la  audiencia de rendición de cuentas del Ministerio 'La salud es de todos', que se realizó este lunes desde Bogotá.

Aseguró que la Política incluye, entre otros, el fortalecimiento de la atención a pacientes, capacitación del talento humano y creación y robustecimiento de redes ambulatorias para enfrentar estos trastornos.

Bajo la sombrilla de esa Política se lanzó la Política Integral de Prevención y Atención al Consumo de Sustancias Psicoactivas, que consta de cinco estrategias: Prevención, Fortalecimiento de entornos  y familias saludables, Robustecimiento de las capacidades de atención, Avances en rehabilitación y Trabajo intersectorial.

"El país pasó de ser solo un país productor de sustancias psicoactivas a ser un consumidor y ese es un reto que debemos afrontar y ya lo estamos haciendo con esta política que se está implementando en varias ciudades del país", subrayó el viceministro González.

De otra parte, destacó el esquema de vacunación del país, que es uno de los más completos de América Latina y del Caribe: contempla 21 biológicos que previenen 26 enfermedades.

"La cobertura es muy amplia y hemos dispuesto recursos para atender los retos que nos ha impuesto la migración venezolana: en 2018 se aplicaron 683.000 dosis de vacunas a esta población con una inversión de $10 mil millones. La cobertura con triple viral es del 95 por ciento en niños de 1 año, protegiendo a unos 690 mil niños; empezó la transición de la segunda dosis oral contra la polio hacia la vacuna inactiva inyectable y se introdujo la dosis 0 del biológico contra el sarampión para niños entre 6 y 11 años en municipios priorizados", informó González.

Adicionalmente, contó, el año pasado se realizó una inversión de $340 mil millones en el Programa Ampliado de Inmunización, para garantizar la compra de todas las vacunas y este año se amplió el presupuesto a $385 mil.

"Hemos pasado del 9 por ciento al 28% entre 2017 y 2018 en cobertura del VPH. De otra parte destacamos el trabajo que se hizo en sarampión, que encontramos disparado, pero con las acciones que implementamos, como la dosis 0, lo controlamos y hemos logrado cerrar el brote en Cartagena, Barranquilla y Bogotá. Este trabajo fue reconocido la semana pasada la Organización Mundial de la Salud (OMS)", apuntó el Viceministro.

Acerca de las acciones contra la malaria, el Ministro destacó la firma del Pacto para la Eliminación de esta enfermedad, que se firmó con los alcaldes de 12 municipios del Pacífico colombiano (de Chocó, Valle del Cauca y Nariño) y representantes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización Panamericana de la Salud, quienes lideran la Iniciativa Regional para la Eliminación de la Malaria (IREM).

Estos municipios reportan el 60 por ciento de los 60.000 casos de malaria que el país tiene cada año. El pacto concentra esfuerzos políticos, económicos y trabajo con comunidades para, en dos años, eliminar la enfermedad en esa región y con las experiencias aprendidas, llevar la iniciativa a otras zonas de Colombia.


Volver al Inicio