Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Ministerio de Salud y Protección Social

Problemas hepáticos afectan más a los hombres que a las mujeres en Colombia

Imagen gov.co
Disminuir fuente Restablecer fuente Aumentar fuente Contraste Restablecer contraste

 Problemas hepáticos afectan más a los hombres que a las mujeres en Colombia

Ministerio de Salud y Protección Social > Problemas hepáticos afectan más a los hombres que a las mujeres en Colombia
27/07/2012
 
Boletín de Prensa No Boletín de Prensa No. 206

  



a hepatitis.jpg
 
 

Bogotá, julio 27 de 2012.-  En el marco del Día Mundial de la Lucha contra la Hepatitis que se celebra este 28 de julio, la Dirección de Promoción y Prevención del Ministerio de Salud y Protección Social dio a conocer que esta enfermedad afecta más al sexo masculino que al femenino, de acuerdo con las estadísticas que el Instituto Nacional de Cancerología maneja en materia de cáncer de hígado.
 
“El Ministerio inició la inmunización contra la Hepatitis B a los niños de un año desde 1993, es decir la cohorte que actualmente tiene menos de 19 años de edad. En los demás grupos se siguen presentando casos que pueden terminar en cirrosis, falla hepática, hepatitis crónica y cáncer de hígado; de ahí la importancia que la población tome conciencia y se vacune”, expresó Lenis Enrique Urquijo Velásquez, director de Promoción y Prevención.
 
Urquijo Velásquez recalcó que la población que estaría en mayor riesgo “es la que se ubica en los grupos etáreos nacidos antes de 1993, porque desde esta fecha en adelante se han vacunado 4.380.269 personas con las tres dosis de Hepatitis B”, dijo.
 
El director de Promoción y Prevención subrayó que en 2012 se aprobó la introducción al programa regular de la vacuna de Hepatitis A.”Con la Organización Panamericana de la Salud se está gestionando la adquisición de la vacuna para ser incluida en el programa permanente y probablemente comenzar su aplicación el próximo año”, anunció.
 
Lenis Enrique Urquijo Velásquez dijo que las hepatitis virales se presentan como consecuencia de alimentos mal manipulados o agua contaminada (hepatitis A) o al estar en contacto con el virus a través de transfusiones sanguíneas o mediante relaciones sexuales con personas infectadas (Hepatitis B y C). Cabe resaltar que la Hepatitis B y C producen enfermedades hepáticas crónicas como cáncer de hígado y cirrosis.
 
A la semana epidemiológica 27 de 2012 el Sistema de Vigilancia en Salud Pública (SIVIGILA) del Instituto Nacional de Salud reportó 2.864 casos de Hepatitis A en todo el territorio nacional. Los departamentos de Sucre (13.9%); Antioquia (11.5%); Meta (7.61%); Bolívar (6.9%) y Bogotá (4.78%) son las entidades territoriales que presentan la mayor carga de la enfermedad.
 
“El 57 por ciento de los casos registrados por Hepatitis A afectan de manera directa al sexo masculino. A la fecha, el Instituto Nacional de Salud notificó un caso de mortalidad asociada a esta enfermedad en el departamento de Chocó”, explicó Urquijo Velásquez.
 
El directivo manifestó que las estadísticas de Hepatitis B son alarmantes en el mundo entero. “Entre 130 y 170 millones de personas están infectadas de manera crónica con el virus de la Hepatitis B. De estos, se estima que anualmente fallecen 350 mil personas por enfermedades hepáticas relacionadas con la infección”, apuntó.
 
La situación de Colombia muestra una incidencia de 3 casos por cada 100 mil habitantes. “La notificación de esta enfermedad (Hepatitis B) se inició en 2007. A la semana epidemiológica número 24 de 2012, se notificaron 970 casos de Hepatitis B confirmados por laboratorio. Bogotá, Antioquia, Norte de Santander, Valle, Santander y Cesar, representan el 55 por ciento de los casos presentados en todo el territorio”, informó.
 
 
ABC de la hepatitis
 
De acuerdo con los informes del Instituto Nacional de Salud, la Hepatitis A es considerada como una infección frecuentemente subclínica en la población infantil y en ocasiones cursa con manifestaciones clínicas sugestivas del diagnóstico, sin embargo, la confirmación sólo puede realizarse mediante pruebas de laboratorio. Esta enfermedad causa una elevada morbilidad en la población adulta, y ocasionalmente puede llegar a tener consecuencias graves como insuficiencia hepática aguda de evolución fatal.
 
Es muy frecuente en niños, aunque la mayoría de ellos no presentan síntomas al contraer el virus. Los que desarrollan síntomas (aproximadamente el 5% de los niños), presentan náuseas, coluria (orina de color oscuro) e ictericia (color amarillento de la piel y de los ojos). El 70% de los adultos presenta síntomas. Algunos de los afectados, menos del 1%, pueden llegar a desarrollar una falla hepática fulminante, requiriendo llegar al trasplante hepático. Sin embargo, en la mayor parte de los casos la  enfermedad pasa sin dejar ninguna secuela y el hígado se regenera en forma completa.
 
El virus de la Hepatitis A es del tipo RNA, de la familia Picornavirus y se conoce un solo serotipo clasificado en el género Hepatovirus, Specie: Hepatitis A virus. El modo de transmisión se da por contacto directo de persona a persona por vía fecal – oral (más frecuente), por contactos cercanos familiares o institucionales, o por una fuente común debida a la ingestión de agua o alimentos contaminados (leche, frutas, verduras con manipulación inadecuada y moluscos, ostras o almejas crudos o mal cocidos capturados de aguas residuales).
 
El consolidado de casos de Hepatitis A con corte a semana 27 de 2012, según la pertenencia étnica de los casos revela una participación importante de casos en población indígena con el 3,8% de los casos, principalmente en los departamentos de Amazonas, Cauca y Nariño. El 3,6% de la notificación corresponde a la población afrocolombiana, negros y mulatos, con una mayor representatividad en entidades territoriales como Barranquilla, Antioquia, Valle, Bolívar y Atlántico. El 92,3% de los casos notificados corresponden a otros grupos poblacionales.
 
La Hepatitis B es una enfermedad transmisible causada por el virus (VHB) perteneciente a la familia Hepadnaviridae. Puede causar un proceso agudo o un proceso crónico, que desemboca en cirrosis  del hígado, cáncer de hígado, insuficiencia hepática y hasta la muerte.
 
Según cálculos de la OMS, más de 2000 millones de personas se han infectado con el virus de Hepatitis B, de los cuales 350 millones padecen la infección crónica. Existen diferentes patrones epidemiológicos de la infección por hepatitis B, relacionados con la prevalencia de la infección, los modos de transmisión y el comportamiento humano.

En Colombia, se inició la notificación de los casos de Hepatitis B a nivel nacional desde el año 1997 y desde el año 2007. A partir de esta vigilancia, en los últimos cuatro años se han registrado proporciones de incidencia en población general por encima de 3 casos por 100.000 habitantes, indicador que ha mostrado una tendencia de leve incremento en este lapso.

La proporción de incidencia de Hepatitis B en menores de 5 años hasta el período epidemiológico 6 es de 0,4 casos por 100000 menores de 5 años, valor exactamente igual al registrado para el mismo período del año 2011. Sin embargo al comparar la evolución del mismo valor por departamentos, los departamentos de Casanare, Meta y Magdalena, revelan un  marcado incremento en comparación con el año anterior, mientras que otros departamentos redujeron el valor de este indicador como en Nariño, Cesar y Amazonas.

Globalmente el país es clasificado en el grupo de endemicidad baja, sin embargo las estimaciones mundiales reconocen limitaciones en la disponibilidad de información en los países.  En el país se ha tenido registro de brotes de hepatitis, en algunos de los cuales se ha documentado co-infección por el Virus de hepatitis delta (VHD). Por otra parte se debe tener presente  que estudios realizados antes de la introducción de la vacuna contra el VHB, estimaron una tasa total de portadores de 4,7% al tiempo que estudios más recientes han encontrado prevalencias de HBsAg de 5,66%, lo que ubicaría al país en una categoría de endemicidad intermedia, sin desconocer la gran variabilidad epidemiológica entre las regiones. 

Es escasa la información disponible acerca de la prevalencia de infección por el VHC en Colombia, sin embargo en el año 1992 se encontró una prevalencia en 1033 donantes de sangre de 0,97%.  En el  mismo año en población expuesta a transfusiones se hallaron prevalencias que estuvieron entre 13% y 60%, mientras que un estudio más reciente y con una mayor muestra encontró una prevalencia global de 9% en multitransfundidos.
 
La Hepatitis C es una infección causada por el virus ARN de la familia Flaviviridae del cual existen por lo menos seis genotipos diferentes. El virus de la Hepatitis C se trasmite principalmente por vía parenteral, aunque también se puede transmitir por vía sexual y materno-infantil.  Su período de incubación es de dos semanas a seis meses.
 
La infección por Hepatitis C puede ser asintomática hasta en el 90% de los casos, sin embargo hasta el 80% de las infecciones agudas progresan a infección crónica y un número importante de estas, llegarán a tener cirrosis o cáncer de hígado.
 
La infección por el VHC es de distribución global, afectando personas de todas las edades, géneros, razas y regiones. Se calcula que en el mundo entre 130 y 170 millones de personas están infectadas crónicamente con el VHC y se estima que más de 350.000 personas mueren de enfermedades hepáticas relacionadas con esta infección.
 
La  mayor parte de las poblaciones de las Américas, Europa occidental y el sureste asiático tienen tasas de prevalencia de anticuerpos anti-VHC inferiores a 2,5%, en Europa oriental la prevalencia varía entre 1,5% y 5%, en el Pacífico occidental entre 2,5% y 4,9%, mientras que en el Medio Oriente y Asia Central, ésta oscila entre el 1% y más del 12%, lo que se resume en que, de manera similar al VHB, la mayoría de la población infectada viven en el Asia central y sureste y en las regiones del Pacífico occidental.
 
La incidencia de Hepatitis C a la fecha de corte es de  0,19  casos por cada 100.000 habitantes, lo que constituye un valor muy bajo comparado con la prevalencia calculada de infección por el virus de la hepatitis C de acuerdo a otros estudios. Como ha sido dicho estos datos provienen de un evento que se encuentra en fase inicial de vigilancia, por lo que es esperable un alto sub registro.

Volver al Inicio