Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Ministerio de Salud y Protección Social

MinSalud presenta resultados del IV Estudio Nacional de Salud Bucal

Disminuir fuente Restablecer fuente Aumentar fuente Contraste Restablecer contraste

 MinSalud presenta resultados del IV Estudio Nacional de Salud Bucal

Ministerio de Salud y Protección Social > MinSalud presenta resultados del IV Estudio Nacional de Salud Bucal
12/12/2014
 
Boletín de Prensa No 356 de 2014

video, Presentación IV Estudio Nacional de Salud Bucal ENSAB 2013 – 2014

Información Minsalud- Presentación IV Estudio Nacional de Salud Bucal ENSAB 2013 - 2014

Información Minsalud- Abecé

- El estudio fue realizado a más de 20 mil personas que fueron encuestadas y valoradas clínicamente en municipios de 32 departamentos del país.

Bogotá (D.C.), 12 de diciembre de 2014.  El Viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios, Fernando Ruiz Gómez, anunció los resultados del cuarto Estudio Nacional de Salud Bucal (ENSAB 2014) que se realizó entre  20.534 colombianos (80 por ciento de ellos ubicados en centros urbanos y el 20 por ciento restante en zonas rurales) para evaluar y valorar la salud bucal en los 32 departamentos del país.

Desde 1998, el Ministerio de Salud no se realizaba un estudio de esta categoría; en algunos indicadores se presentaron mejoras importantes en algunos eventos pero en otros los porcentajes requieren de la mejora de estrategias.

El Viceministro Ruiz Gómez señaló que evaluar la salud bucal incluye un análisis de diferentes eventos y que los priorizados para el país en este estudio fueron: caries, enfermedad periodontal, fluorosis, algunas lesiones en tejidos bucales (pre-malignos y ocasionados por prótesis), ausencia dental (edentulismo), y presencia de prótesis entre otras y alteraciones oclusales, (opacidades, erosiones y trauma) que hacen necesario mejorar la calidad, especialmente en la oportunidad y resolutividad, en los niveles básicos de atención.

“Es la primera vez en Colombia que la encuesta se aplica a niños de 1 y 3 años y que también se realiza un estudio de salud bucal en regiones como la Orinoquía y la Amazonía, con un número de muestra tan amplio para este tipo de estudio, además combinando evaluaciones clínicas con análisis cualitativos”, destacó.

Para mencionar un primer indicador positivo, la caries dental se redujo de 2.3 COP (cariados, obturados, perdidos) a 1.5 (COP) a los 12 años, que es la edad trazadora definida por la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, debe continuarse fortaleciendo el trabajo en los siguientes grupos de población, para controlar esta enfermedad en las edades mayores, en donde el índice y la proporción de personas no se redujeron de forma importante.

La prevalencia de caries se redujo, es decir la cantidad de personas que padecen este evento. Se pasó de 57 por ciento en 1998 a 37 por ciento de la población de 12 años en 2014. Esa misma tendencia se observó en el rango de edad de 20 a 34 años que redujo la presencia de 74 por ciento a 53 por ciento, respectivamente. En adultos mayores, la caries también se redujo aunque en un margen menor, al pasar de 49 por ciento a 43 por ciento de afectados. “Estos son resultados que nos permiten medir los avances de las metas establecidas en el marco del Plan Decenal de Salud Pública 2012-2021”, dijo el Viceministro.

De otro lado, describió que debe prestarse mayor atención a las enfermedades y lesiones periodontales, es decir, a las que se presentan en las encías. “En todas las edades encontramos que se incrementaron estas lesiones frente al estudio anterior. Eso significa que aumentó la cantidad de personas con esta clase de lesiones, pasando de 50 por ciento a 73 por ciento, pero continúan siendo lesiones leves que requieren de una intervención oportuna”, señaló.

Frente a la fluorosis, es decir las lesiones ocasionadas por el uso inadecuado de elementos que contienen flúor, el Viceministro dijo que esta situación se presenta en mayor grado en las zonas rurales especialmente por el uso de aguas no tratadas, sin que se pierda de vista que debe promoverse el uso controlado y responsable de otros vehículos con este producto, como cremas dentales, sal de consumos y elementos de uso odontológico.

“El índice comunitario de fluorosis de Dean es de 0,8 para la población colombiana, el cual se encuentra dentro del nivel leve (comprendido entre 0,6 y 1,0), pero se considera como un signo de alerta. Sin embargo, la región pacífica es la que mayor prevalencia tiene con registros Dean de 1,1”, expresó. Para los niños de 12 años, el índice es de 0,90 y para los menores de 15 años se sitúa en 0,84.

Los colombianos inician de manera temprana la pérdida parcial y total de dientes conocida como edentulismo. Desde los 15 años ya hay jóvenes con pérdidas de dientes, que se incrementan de manera importante a los 20 años pero la tendencia se hace más notoria desde los 35 hasta los 79 años. “Aquí queremos llamar la atención porque se requiere reducir esta tendencia y la presencia de este evento, sobre todo considerando que para evitar este evento existen diversas opciones de tratamientos que en su mayoría están incluidos en el plan de beneficios”.

Finalmente, el estudio arrojó que la presencia de prótesis dental tiene mayor uso entre las mujeres (37 por ciento) que en los hombres (26 por ciento). “La edad en que se incrementa esta situación es a los 34 años y se encontró también que cerca del 60 por ciento de las personas que tienen prótesis presentan estomatitis, es decir la inflamación de las encías y tejidos que soportan la prótesis, debido a la irritación producida por las prótesis como consecuencia de la falta de cuidados de las prótesis y de la higiene bucal”.

Retos en salud bucal

El paso siguiente es perfilar los procesos de atención por grupos de edad y territorios, alinear los incentivos del sistema y el ejercicio profesional, fortalecer el sistema de información en salud bucal para medir de forma diferente y mejor el desempeño de los equipos de salud bucal. Lo anterior basados en la gestión del riesgo para obtener mejores resultados que apoyen la vigilancia en salud pública y el monitoreo de la política.

Será necesario definir que la conservación y protección de los elementos de la cavidad bucal deben privilegiarse y medirse a partir de tratamientos completos (como en el caso de vacunación), logrados a partir de acciones de contexto y atenciones integradas e integrales en la red de servicios, lo cual implica repensar el papel del odontólogo general dentro del sistema de salud, como eje fundamental para prevenir y atender los diferentes elementos que afectan la salud  bucal y que marcan la carga de enfermedad, pero también el papel de los especialistas y auxiliares, como parte del equipo de trabajo de la salud bucal.
 
Para lograr estos propósitos será necesario definir una fuerte política en salud bucal y un plan de contingencia con varios componentes desde los territorios y los servicios de salud para desarrollar estrategias diferenciales para la población infantil (de forma que se continúe la mejora de sus condiciones de salud bucal), para los jóvenes y adultos (para ser más resolutivos) y para los adultos mayores, de forma que se dé respuesta a la alta carga acumulada que presenta la población.

Estos componentes deben estar basados en el desempeño de los equipos básicos de salud como parte de un nuevo modelo de atención, con rutas específicas de atención que operen en áreas urbanas, rurales y metropolitanas, para la reducción de esta importante causa de carga de enfermedad para el país.

Volver al Inicio