Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Ministerio de Salud y Protección Social

MinSalud trabaja hacia la prevención y reducción de VIH


Información COVID 19
Disminuir fuente Restablecer fuente Aumentar fuente Contraste Restablecer contraste

 MinSalud trabaja hacia la prevención y reducción de VIH

Ministerio de Salud y Protección Social > MinSalud trabaja hacia la prevención y reducción de VIH
02/12/2015
Boletin de Prensa No 320 de 2015

​La epidemia de VIH/Sida en Colombia se mantiene concentrada en poblaciones de mayor vulnerabilidad.

Bogotá (D.C.), 1 de diciembre de 2015. Durante el año 2014 se notificaron 10.094 personas con VIH/sida, de los cuales el 74,43% fueron hombres y el 25,57% fueron mujeres. Del total de estos casos, el 98.9% corresponde a transmisión sexual y, de acuerdo con el grupo etario, el grupo poblacional más afectado en el año 2014 fue el grupo de 25 a 34 años con 34,11% del total de las personas notificadas, seguido por el grupo 15 a 24 años con el 22,13%.


Ante esta situación el  país se ha impuesto, para el año 2020, las metas 90-90-90, lo cual quiere decir que se deben diagnosticar por lo menos el 90% de los casos estimados a efecto de poner por lo menos un 90% de los mismos tempranamente en tratamiento y lograr la disminución de la carga viral en por lo menos un 90% de ellos.  Con el cumplimiento de estas metas, no solo se estará mejorando la calidad y las expectativas de vida de las personas infectadas sino que se logrará cortar la cadena de transmisión del VIH. Por lo mismo, hoy por hoy, se habla de prevención combinada, donde el condón sigue siendo la herramienta más eficaz para prevenir la transmisión del virus, pero si a esto sumamos el hecho de que si las personas que viven con el virus son diagnosticadas tempranamente y tratadas oportuna y adecuadamente, se reducirán significativamente la probabilidad de transmitir la infección y se potencia la acción preventiva.
Algunas cifras Regionales.

Se han realizado estudios en poblaciones vulnerables, que han arrojado prevalencias superiores al 5%. En el estudio realizado por Ministerio de Salud – UNFPA en el año 2010 en población de Hombres que tienen relaciones sexuales con Hombres (HSH) se encontraron los siguientes porcentajes de afectación: Cali: 24.1%;  Bogotá: 15.0%; Barranquilla: 13.6%; Cúcuta: 10.9%; Cartagena: 10.0%; Medellín: 9.1%; y Pereira 5.6%. En personas que se inyectan drogas (PID), se realizó un estudio similar en el año 2014 encontrando prevalencias de VIH en este grupo poblacional de 8,9% en Pereira;  6,7% en Cúcuta;  4,4% en Medellín;  3,0% en Bogotá y 2,7% en Armenia;  (estudio realizado por el CES, UNODC, Ministerio de Justicia y del Derecho y el Ministerio de Salud y Protección Social). Prevalencias igualmente altas se han hallado en otras poblaciones clave así: Mujeres transgénero, prevalencia del 19% en Cali; 17% en Bogotá; 13% en Barranquilla y 10% en Medellín;  en mujeres trabajadoras sexuales del 2,5% en Barranquilla; 1.5% en Cali; 1.1% en Bucaramanga; 0,7% en Medellín; y 0,3% en Bogotá; Igualmente, se han realizado estudios en habitantes de calle encontrando prevalencias del 17% en Barranquilla, 7% en Bogotá, 2% en Cali y 0% en Bucaramanga. Al combinar los datos de los estudios anteriores con el dato de prevalencia en mujeres gestantes, se obtiene la estimación nacional, que para el año 2014 es de 0.41% como prevalencia para la población general entre 15 y 49 años de edad, lo que equivale a 105.886 casos estimados, logrando de esta manera, la meta del Objetivo del Milenio 6 (Combatir el VIH / SIDA, el paludismo y otras enfermedades), al mantener la prevalencia de la epidemia en la población general de 15 a 49 años por debajo del 1%.


Por último, es necesario señalar que de las 105.886 personas estimadas de vivir con el VIH, hay un total de  60.807 personas vivas que han accedido al diagnóstico (de los cuales las EPS atienden 53.408), lo que quiere decir que por lo menos 45.079 personas aún desconocen el hecho de que ya adquirieron la infección. Esta situación puede darse por negación de las personas que se han expuesto al riesgo, por miedo al estigma o por debilidades en la oferta de la prueba por parte de las Instituciones de salud.

Volver al Inicio