Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Ministerio de Salud y Protección Social

Los grandes desafíos de Colombia en materia de lucha contra las drogas


Información COVID 19
Disminuir fuente Restablecer fuente Aumentar fuente Contraste Restablecer contraste

 Los grandes desafíos de Colombia en materia de lucha contra las drogas

Ministerio de Salud y Protección Social > Los grandes desafíos de Colombia en materia de lucha contra las drogas
ViceSalud en Austria

​Entre los avances de Colombia está la construcción de evidencia a través del desarrollo estudios nacionales y la puesta en marcha del Sistema Único de Indicadores sobre Consumo de Sustancias Psicoactivas.
 

14/03/2014
Boletín de Prensa No 067 de 2014

- En la 57 período de sesiones de la Comisión de Estupefacientes se realizó un examen de alto nivel en favor de una estrategia integral y equilibrada para contrarrestar el problema mundial del consumo de drogas.

Viena (Austria), 14 de marzo de 2014.- Luego de cinco años de haber sido aprobada la Declaración Política y el Plan de Acción en favor de una estrategia integral y equilibrada para contrarrestar -por parte de los Estados Miembros- el problema mundial de las drogas, el Viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios, Fernando Ruíz Gómez, actuó en calidad de ponente y representando a Colombia en la 57 reunión de la Comisión Mundial de Estupefacientes.

El Viceministro de Salud Pública y Prestación de Servicios, Fernando Ruíz Gómez, actuó en calidad de ponente y representando a Colombia en la 57ª reunión de la Comisión Mundial de Estupefacientes, donde aseguró que debe existir un mayor compromiso para que se promuevan sistemas de control de drogas bajo un esquema de salud y derechos humanos, en el que el uso ilícito dlaesta sustancias no es aceptado como una forma de vida.

“El consumo de sustancias psicoactivas está creciendo en Colombia desde 1992, tanto en el número de consumidores como en la diversidad de drogas disponibles. En 2008 se registró un aumento en el uso de sustancias ilegales al pasar de 1,6 a 2,7%. En relación a la diversificación de la oferta, todavía están presentes en el mercado nacional las sustancias consumidas hace décadas, como la marihuana y el LSD”, inició el Viceministro.

Indicó que al país han llegado otras sustancias y advirtió, por ejemplo, el uso del cloruro de metileno entre la población escolar. “Tenemos un reporte de 36 sustancias diferentes y ventas de sustancias bajo el nombre de moléculas distintas según la información del Sistema de Alertas Tempranas del Observatorio de Drogas de Colombia”.

Recordó que en 2007 en Colombia se construyó la Política Nacional de Reducción del Consumo de Sustancias Psicoactivas y su impacto. En el marco de este instrumento, se implementaron diversos programas de prevención y tratamiento con dificultades en su evaluación, aun cuando algunas de estas cuentan con soporte de evidencia científica de fuentes no nacionales, como el caso de ‘Leones Educando' o ‘Familias Fuertes'.

“Hemos fortalecido los centros de atención en drogadicción y servicios de farmacodependencia hospitalarios mediante capacitación y asistencia técnica para el proceso de habilitación y para el mejoramiento continuo. Finalmente, hemos avanzado en la construcción de evidencia a través del desarrollo estudios nacionales y la puesta en marcha del Sistema Único de Indicadores sobre Consumo de Sustancias Psicoactivas”, dijo.

Ruíz Gómez señaló que Colombia se encuentra en una situación similar a la de otras naciones, es decir que mantiene las acciones que demuestran el compromiso y avance en el entendimiento de esta problemática, pero con diferentes desafíos por resolver.

Retos por enfrentar

Para el Viceministo de Salud Pública y Prestación de Servicios, los países afectados por el consumo de drogas deben adelantar acciones integrales en las siguientes líneas estratégicas:

1. Gestión del conocimiento y fundamentación en evidencia, que incluye el fortalecimiento de los procesos de seguimiento al consumo de sustancias psicoactivas y sus afectaciones a la salud, además de la evaluación a las políticas, planes y programas correspondientes.

2. Articulación intersectorial y multinivel, que logre consensos en contenidos, se establezcan acciones concretas con cronograma y financiamiento, para cumplir metas de manera integral pero focalizando y maximizando los recursos además de fortalecer el territorio.

3. Desarrollo de un marco de trabajo que promueva la convivencia social y la salud mental, que trascienda de la consideración del abuso y la dependencia a sustancias como trastornos mentales, y tenga en cuenta factores como el entorno comunitario, la familia y la escuela.

4. Focalización en la prevención del consumo de sustancias psicoactivas: la prevención es una de las tareas fundamentales de la salud pública en el caso del consumo de sustancias psicoactivas. Contrarrestar el incremento de consumo en adolescentes mediante la adopción de una estrategia nacional de prevención debe ser una prioridad. La evidencia internacional muestra que los programas basados en la escuela son los más adecuados para los fines propuestos, debido a la condición de ese escenario como entorno protector y favorecedor del desarrollo.

5. Adicionalmente, se hace necesario avanzar en el desarrollo de evidencia en programas de reducción de daño y aumentar la cobertura y calidad en el tratamiento.

Entre los países participantes en la ponencia del Viceministro estuvieron presentes los representantes de Bélgica, España, Estados Unidos, Finlandia, Grecia, Noruega, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, Suecia y Suiza. Se destacaron la Ruth Dreifuss, ex presidenta de Suiza y miembro de la Comisión Global de Políticas de Drogas; Fernando Leal da Costa, Secretario de Estado Adjunto del Ministro de Salud de Portugal; Marjoliln Sonnema, Coordinadora Nacional de Drogas de los Países Bajos y Norman Baker, Jefe de la delegación de Reino Unido y Ministro para la Prevención del Crimen.

Lecciones aprendidas

Al concluir el conversatorio fueron varias las lecciones aprendidas de los países participantes dentro de las cuales se subrayan:

* Generar políticas universales integrales e integradas para la prevención de consumos de sustancias ilícitas, alcohol y tabaco.

* La familia es determinante en la reducción del consumo.

* Se deberán priorizar acciones de políticas diferenciadas en grupos poblacionales más vulnerables.

* Las sanciones penales no son benéficas para reducir el consumo y el problema debe tener un abordaje desde el enfoque de salud pública.

* La evidencia es eficaz y potente para enfrentar la prevención del consumo de sustancias psicoactivas.

* La Autoevaluación de las estrategias de comunicación centradas en campañas a través de redes sociales.

* El sistema de salud deberá asumir la responsabilidad de reducir el consumo de sustancias psicoactivas basado en la evidencia.

* Finalmente, se invitó al desarrollo de una estrategia integral entre la Comisión de Estupefacientes y la Organización Mundial de la Salud.

 

Volver al Inicio