Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Ministerio de Salud y Protección Social

“La paz tiene un efecto importante sobre la salud”: Juan Manuel Santos


Información COVID 19
Disminuir fuente Restablecer fuente Aumentar fuente Contraste Restablecer contraste

 “La paz tiene un efecto importante sobre la salud”: Juan Manuel Santos

Ministerio de Salud y Protección Social > “La paz tiene un efecto importante sobre la salud”: Juan Manuel Santos
01/07/2016
Boletin de Prensa No 139 de 2016

Video: Minsalud, Alejandro Gaviria, en el cierre al XII Congreso de Hospitales y Clínicas.  


- Un mensaje del Presidente de la República dio cierre al XII Congreso Internacional de Hospitales y Clínicas.
 
Bogotá, 30 de junio de 2016.- Un mensaje del presidente Juan Manuel Santos sobre los beneficios de la paz para la salud marcó el cierre del XII Congreso Internacional de Hospitales y Clínicas, que se llevó a cabo los días 29 y 30 de junio en Bogotá.

En el discurso, el Presidente hizo énfasis en que la nueva etapa que vivirá Colombia tras la firma de los acuerdos de La Habana permitirá llevar salud a las zonas más apartadas, especialmente aquellas donde no se podía por causa del conflicto.

“Este paso tiene un efecto muy importante sobre la salud de los colombianos, que durante mucho tiempo ha sufrido el impacto negativo de la violencia”, señaló el primer mandatario.

Las palabras fueron leídas por el ministro de Salud, Alejandro Gaviria Uribe, dado que el Presidente se encuentra atendiendo un compromiso con los presidentes de la Alianza del Pacífico, en Chile.

Abajo, el texto completo del mensaje

MENSAJE DEL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, JUAN MANUEL SANTOS, CON MOTIVO DEL XII CONGRESO INTERNACIONAL DE HOSPITALES Y CLÍNICAS

Bogotá, 30 de junio de 2016

Quiero enviar un saludo muy especial al doctor Juan Carlos Giraldo, Director General de la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas; a los representantes de las diversas instituciones prestadoras de servicios de salud, y a todos los asistentes al Decimosegundo Congreso Internacional de Hospitales y Clínicas.

Les agradezco mucho su invitación a acompañarlos, y aunque no puedo estar hoy con ustedes –debido a un compromiso ineludible con los presidentes de la Alianza del Pacífico, en Chile– no quiero dejar pasar la ocasión sin saludarlos y referirme a un tema que nos interesa a todos los colombianos.

Como ustedes saben, estamos poniendo punto final a más de medio siglo de muerte y dolor por cuenta del conflicto armado con las FARC, y comenzamos a avanzar, por fin, hacia el país normal que queremos ser: ¡un país en paz!

Este paso tiene un efecto muy importante sobre la salud de los colombianos, que durante mucho tiempo ha sufrido el impacto negativo de la violencia, especialmente en las zonas de conflicto.

Las dificultades que enfrentan las personas para trasladarse hacia los lugares donde pueden acceder a los servicios de salud, así como los obstáculos que muchas veces impiden a los servicios y misiones médicas llegar a los territorios, afectan negativamente la calidad de vida de miles de nuestros ciudadanos.

Por esa razón, estoy convencido de que la paz –que nos permitirá reducir significativamente la mortalidad materno infantil, la desnutrición, los trastornos mentales, y la prevalencia de enfermedades como la malaria y la leishmaniasis– es la mejor noticia para nosotros y para ustedes, los representantes del sector de la salud.

No tengo duda de que, después de tantos años de convivir con la guerra, estamos listos para sumar esfuerzos y trabajar de la mano para hacer frente a los retos del posconflicto.

Ya existen los mecanismos de afiliación expedita, que han permitido que la gran mayoría de los 52.000 desmovilizados en años recientes esté vinculada al sistema. Igualmente, el Ministerio de Salud está elaborando, con apoyo de la OIM, un plan de contingencia en salud para las 23 zonas veredales transitorias de normalización y los 8 campamentos.

Y con toda claridad les digo: la atención a desmovilizados NO afectará la atención para las comunidades y otros grupos poblacionales. NO vamos a generar un sistema paralelo ni tampoco una fuente de inequidad. Hemos aprendido de la experiencia internacional, y estamos preparados para los desafíos de la desmovilización y la reintegración.

Nuestro propósito, en esta nueva etapa, es llevar la salud a las zonas más apartadas, y especialmente a aquellas a las que no hemos podido llegar por causa del conflicto. El modelo de salud rural para zonas dispersas que está siendo implementado en Guainía es un paso fundamental que damos en esa dirección.

Felicito muy especialmente a las instituciones hospitalarias ganadoras de la cuarta versión del Galardón Nacional Hospital Seguro, y los invito a que sigamos trabajando –unidos– por la Colombia del futuro.

El fin del conflicto –apreciados amigos del sector salud– es apenas el punto de partida para la construcción de la Colombia que les debemos a las futuras generaciones, que merecen vivir, trabajar y ser felices en un país en paz.

Muchas gracias –de antemano– por su contribución a este propósito nacional.

Volver al Inicio