Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Ministerio de Salud y Protección Social

“El impuesto a las bebidas azucaradas no es un capricho”


Información COVID 19
Disminuir fuente Restablecer fuente Aumentar fuente Contraste Restablecer contraste

 “El impuesto a las bebidas azucaradas no es un capricho”

Ministerio de Salud y Protección Social > “El impuesto a las bebidas azucaradas no es un capricho”

Ministro de Salud y Protección Social, Alejandro Gaviria Uribe, en comisiones terceras y cuartas de Cámara y Senado expone la evidencia internacional a favor de estos gravámenes.

22/11/2016
Boletin de Prensa No 244 de 2016

-    En sesión del Congreso y foro académico el ministro Alejandro Gaviria expone la evidencia internacional a favor de estos gravámenes.

Bogotá, 22 de noviembre de 2016.- “El impuesto a las bebidas azucaradas no es un capricho del ministro de Salud de Colombia; es una medida que se está implementando en el mundo”.

Con esta expresión, el jefe de la cartera de salud, Alejandro Gaviria Uribe, respondió a los gremios económicos que han calificado como “populista” la iniciativa de establecer un impuesto de 300 pesos por litro a las bebidas azucaradas, incorporada en el proyecto de ley de reforma tributaria estructural.

En una sesión conjunta de las comisiones terceras y cuartas de Cámara y Senado, así como en el foro de la Universidad del Rosario “Impuestos a las bebidas azucaradas como estrategia de salud pública”, el ministro Gaviria Uribe reiteró que esta medida no solo goza de sustento científico, sino que está siendo aplicada en diversos países y es recomendada por la Organización Mundial de la Salud.

En efecto, como comentó el ministro, cuatro ciudades de Estados Unidos (Boulder, en Colorado; y San Francisco, Oakland y Albany, en California) votaron a favor de este impuesto en las pasadas elecciones del 8 de noviembre, y dos días después el parlamento de Cataluña, España, aprobó una moción para que el gobierno impulse el mismo tipo de gravamen.

La revisión de la literatura científica ha permitido al Ministerio de Salud llegar a dos conclusiones principales: la primera es que existe evidencia suficiente en el sentido de que el consumo de bebidas azucaradas provoca sobrepeso, obesidad y diabetes; y la segunda es que, de acuerdo con la experiencia documentada en otros países, hay una asociación entre el impuesto y la reducción del consumo (aproximadamente, un aumento de 20% del primero reduce en la misma proporción el segundo).

“Cuando se juntan los dos aspectos –concluyó el ministro– se puede colegir que el impuesto es una política adecuada de salud pública”.

El impuesto en cifras

Según cálculos de la cartera de Salud, con el impuesto de 20%, el número de casos de diabetes asociados al consumo de estas bebidas se reducirían aproximadamente en 18.000 anuales en el cuarto año de operación, y la mortalidad por diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer se reduciría en alrededor de 700 personas al año.

Las cifras del Gobierno también concluyen que el gasto anual en el tratamiento de diabetes atribuible a bebidas azucaradas es de aproximadamente $740.000 millones de pesos, y que, si se proyecta a 2020, el impuesto lograría un ahorro de 220.000 millones de pesos en el tratamiento de la diabetes en Colombia.

“Los impuestos son de los únicos instrumentos que tenemos disponibles en el mundo para cambiar comportamientos en un aspecto tan importante”, aseveró Gaviria Uribe ante los congresistas.

Entre otros argumentos, el ministro también señaló que el impuesto tiene un componente de justicia redistributiva en el sentido de que si el sistema de salud de Colombia es financiado de manera mancomunada, aquellos ciudadanos que por sus malos hábitos nutricionales generan mayores gastos deberían aportar en una proporción mayor.

Ante la eventualidad de que la propuesta ni siquiera resulte incluida en la ponencia que se debatirá en el Congreso de la República, el titular de la salud puntualizó: “Quiero un debate que no soslaye la evidencia científica y el apego a los hechos; un debate que se dé como se debe dar”.

Volver al Inicio