Skip Ribbon Commands
Skip to main content

Ministerio de Salud y Protección Social

Colombia adquirió 2.817 respiradores y avanza en el proceso de expansión hospitalaria


Información COVID 19
Disminuir fuente Restablecer fuente Aumentar fuente Contraste Restablecer contraste

 Colombia adquirió 2.817 respiradores y avanza en el proceso de expansión hospitalaria

Ministerio de Salud y Protección Social > Colombia adquirió 2.817 respiradores y avanza en el proceso de expansión hospitalaria
05/05/2020
Boletín de Prensa No 222 de 2020

- A esto se le debe sumar un equipo médico entrenado para la atención de pacientes que requieran de asistencia respiratoria.

Bogotá, 5 de mayo de 2020. La adquisición de respiradores en el marco de la emergencia por covid-19 ha sido una de las tareas del Gobierno Nacional y un factor importante en el plan de expansión para que el sistema de salud esté a punto para la atención de pacientes.

Estos equipos médicos son utilizados para pacientes que presenten gravedad y requieran de hospitalización en unidad de cuidados intensivos y, basándose en proyecciones y estimaciones, el país se prepara para una expansión de capacidad hospitalaria que incluye estos elementos.

Sin embargo, es importante destacar que, aunque son necesarios y el gobierno nacional se ha comprometido en la búsqueda y compra de estos equipos, la adecuación y la respuesta del sistema de salud va más allá, pues es necesario el talento humano en salud para poder tener la capacidad de respuesta en la epidemia de covid-19 que atraviesa el país.

El Ministerio de Salud y Protección, al día de hoy, adquirió mediante nueve procesos contractuales un total de 2.817 equipos por un valor aproximado de $229 mil millones, en los que el promedio de valor unitario de cada ventilador es de USD 22.000, todo con una estricta sujeción a los principios que rigen la función administrativa y particularmente a aquellos que informan la gestión fiscal. 

"Es un proceso que implica seguridad y calidad en la atención. No se trata únicamente de comprar ventiladores sino de tener también toda una capacidad de talento humano que cuente con entrenamiento, protocolos, procesos y procedimientos específicos", aseguró el ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz Gómez.

En cuanto a la calidad técnica de los equipos adquiridos para el soporte ventilatorio de los pacientes atendidos en cuidado crítico con ocasión del covid-19, esta se encuentra determinada por el cumplimiento de estrictos requisitos y especificaciones técnicas que fueron definidos con base en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, en consenso entre las áreas técnicas del Ministerio y validadas por la Asociación Colombiana de Medicina Critica y Cuidados Intensivos (AMCI).

Además, y sin excepción alguna, todos los contratos suscritos incluyen las obligaciones a cargo del vendedor de realizar capacitaciones, visitas previas, mantenimiento preventivo y correctivo especializado, así como el ofrecer períodos mínimos de garantía, entre otras, que garantizan la operatividad, disponibilidad y correcto funcionamiento de los equipos.

En esta línea y en el marco de los procesos contractuales, la suficiencia técnica de todos los equipos adquiridos por el Minsalud (modos, parámetros de ventilación, alarmas y monitoreo) fueron constatados por la Asociación Colombiana de Medicina Crítica y Cuidado Intensivo.

Mercado de respiradores

El mercado de respiradores se encuentra alterado debido a que al no existir la posibilidad de un ente regulador de precios, el aumento de la demanda impulsa el precio al alza y por tratarse de bienes necesarios, la demanda no puede prescindir de la adquisición. En este contexto, Minsalud no escatimó esfuerzos para comprar los equipos en las mejores condiciones posibles, lo que incluye que la gestión de proveedores se haya hecho incluso con la colaboración de los agentes diplomáticos de Colombia en todo el mundo y mediante convocatorias a gremios y demás asociaciones sectoriales.

Los sondeos permanentes del Ministerio permiten identificar que algunos países de la región como Perú, Ecuador, Chile y Argentina han realizado compras de ventiladores por un valor promedio cercano a los $54.000 dólares por unidad, entre marzo y abril del año en curso.  Por su parte, Colombia realizó nueve compras de ventiladores a un precio promedio de $22.000 dólares (94,6 millones de pesos) la unidad, equiparables con los precios que han pagado países Europeos como Austria y República Checa en el mismo periodo de análisis.

Todas las empresas que contratadas cuentan con registro INVIMA, lo que garantiza que ostentan la calidad de distribuidores autorizados de las fábricas que producen los equipos y por ende que pueden prestar un servicio post venta con suministro de repuestos.

No obstante, las disposiciones legales vigentes que flexibilizan las condiciones de representación en el país de los proveedores internacionales, el Ministerio ha exigido que las compañías con las que contrata tengan un representante comercial en el país que esté en condiciones de brindar soporte técnico y un completo servicio postventa.

Los contratos suscritos se encuentran debidamente amparados mediante los diferentes mecanismos de cobertura del riesgo que prevé el ordenamiento jurídico colombiano, lo que incluye el otorgamiento de garantías bancarias y de pólizas que cubren riegos de cumplimento, calidad, correcto manejo del pago anticipado y responsabilidad civil extracontractual, otorgadas por las más importantes aseguradoras del país (Previsora, Nacional de Seguros y Seguros del Estado).

Entrega

Pese a la baja disponibilidad de los bienes requeridos, y al hecho de que muchos de los productos no se entregan con la inmediatez deseable, las compras realizadas por Minsalud comprenden entregas mayoritarias que inician en el mes de mayo y finalizan en el mes de agosto, con algunas unidades en octubre. 

Hasta tanto no se disponga de soluciones efectivas (descubrimiento de la vacuna, llegada de la misma al mercado y vacunación de la población) es mandatorio que se desplieguen actividades contractuales de dotación de insumos hospitalarios que en la urgencia satisfacen la necesidad, pero en el futuro dotan a la red de instrumentos siempre indispensables para afrontar situaciones similares de recurrencia frecuentes y complejidad creciente. 

Volver al Inicio